Sesión para embarazada. A la espera de Kike

07 octubre, 2017 - Embarazo y recién nacidos -

Sesión para embarazada. A la espera de Kike.


Isa y Adri estaban embarazadísimos..... Si, los dos. Y nos preparamos para ésta magnífica sesión para embarazada. A la espera de Kike.


Como hacemos siempre para una sesión de embarazo, nos desplazamos a su domicilio con nuestros equipos, piés de iluminación, fondos y toda la parafernalia necesaria para una buena sesión fotográfica.


Había algo que tenía muchas ganas de hacer, con una pareja en sesión pre-mamá, porque aunque me encanta y alguna futura madre ya había accedido a ello, normalmente las jóvenes futuras madres son muy celosas de su intimidad y siempre existe un reparo inicial a mostrar su cuerpo tal y como es en la actualidad. Y me estoy refiriendo al desnudo o semi-desnudo. Lógicamente, podéis ver éstas fotografías porque siempre solicitamos el permiso de la pareja para compartir las fotografías. A veces, este permiso se nos niega... pero esta vez esta joven pareja no tenía inconveniente en ello. ¡Muchas gracias Isa y Adri!


En éste caso, a Isa le entusiamó la idea (muy bien, Isa) y fué ella misma quien inmediatamente fue seducida por la posibilidad de mostrar sus senos transformados y su cuerpo en general distorsionado por el embarazo. Sabía que muy pocas veces en la vida una mujer se encuentra esperando al bebé y ella quería guardar el recuerdo fotográfico de su felicidad actual y también de la naturalidad de su cuerpo en ésta circunstancia. Su amor de pareja es fresco y natural. Y querían que sus fotografías transmitieran esta forma de entender su amor. Así, la sesión para embarazada. A la espera de kike nos quedó genial.


Lo fundamental en éstas sesiones donde la mujer muestra su lado más íntimo en una fotografía, es "crear la sintonía" necesaria entre modelos y fotógrafo. Algo importantísimo. Por eso, las sesiones en el propio domicilio de las futuras madres es radicalmente distinta de la puede hacerse en un frío estudio de fotografía. Por eso preferimos "entrar en el terreno del cliente". La mujer se encuentra en su ambiente y agusto. Nosotros solo lo modificamos un rato. Así las miradas son más cercanas y no son de extrañeza, los sentimientos de felicidad aparecen más fácilmente, la tensión inicial termina disipándose y los resultados son más naturales.
 

Nosotros sabemos que hay un protagonista especial en éste tipo de sesión para embarazada. Y la protagonista es, desde luego, la futura madre, pero sobre todo, sobre todo... la tripita. ¡Tripitas llenas de felicidad!. Es lo que nos gusta y lo que buscamos constántemente.

Ésa barriguilla llena de ilusión va a ser el centro de nuestras atenciones fotográficas. Aún así, siempre intentamos involucrar a la pareja en la sesión. Así, ponemos a los padres jugando con el nombre del bebé, transmitiendo miradas de felicidad esperando al bebé y en definitiva, evidenciando el amor del hombre a su pareja. Ellos a veces se sienten algo "acobardados" y tengo que decir que para ésto las mujeres son siempre más valientes a la hora de ponerse ante la cámara. Pero ellos también saben que son un elemento fundamental de la sesión y acaban participando encantados. Aunque la participación de Adri en ésta sesión fue tan entusiasta en todo momento que no hubo que decirle nada en éste sentido.

Muy pocas cosas decimos a las parejas en éstas sesiones. Una vez que has conseguido la complicidad necesaria entre modelos y fotógrafo (Ésta es la clave fundamental y por eso es importante hacerlas en sus propios domicilios, en su terreno, donde están cómodos) tan sólo les decimos que se miren, que se toquen, que se rocen... que se olviden de la cámara y sean ellos mismos. A veces cuesta más o menos tiempo, pero lo más importante es que todo debe fluir con naturalidad... La mayoría de las veces estamos toda una mañana con ellos, porque requiere tiempo conseguir ésa complicidad. Y hasta que no lo hemos conseguido no damos por concluída la sesión. Esto no puede hacerse con el tiempo limitado.


Para ésta sesión para embarazada. A la espera de Kike, teníamos espacio suficiente para colocar nuestro equipo de iluminación y también un gran ventanal que nos proporcionaba una buena luz natural. Ambos tipos de luces (natural y artificial) fueron utilizadas en ésta sesión. Cuando hagamos las fotografías al pequeño Kike una vez que llegue, nos ceñiremos casi exclusivamente a la luz natural.


Aquí os dejo una pequeña selección de las fotografías de ésta sesión en la que Isa, Adri y yo mismo disfturamos como enanos.


En definitiva, un hombre, una mujer y su iusión.


Que lo disfrutéis...


Si quieres saber más, visítanos en Sesiones para embarazada y recien nacidos.

Y si deseas más información, envíanos un mensaje desde Contactar
Sesión para embarazada. A la espera de Kike.

Pareja en sesión pre-mamá

Una sesión de recién nacido.

23 junio, 2017 - Embarazo y recién nacidos -

Una sesión de recién nacido.


 

Por fín llegó Daniel... En cierto modo, nosotros también contábamos los días como sus papás pensando en la sesión de recién nacido. Hicimos en su día la correspondiente sesión fotográfica de embarazada a sus papis, que podéis ver aquí: Una sesión para embarazada con la amenaza que les habían comentado de que el parto se adelantara. Sin embargo, nada de eso sucedió y Daniel llegó cuando tenía que llegar. Y llegó para cambiar vidas...



Cuando te cambia la vida...



 Nacimiento de bebé

Así como en las sesiones de embarazada desplazamos todo nuestro equipo profesional tanto de iluminación como de fondos, con los recién nacidos preferimos trabajar exclusivamente con la luz natural. Este ha sido un tema controvertido entre los fotógrafos que trabajamos con recién nacidos... El flash electrónico profesional que nosotros desplazamos nos permite llevar la luz necesaria allí donde la necesitemos en cada momento. Podemos graduarlo, podemos modularlo, podemos darle la suavidad necesaria.


Es mucho más cómodo trabajar con flash porque siempre se cuenta con la luz necesaria cuando y donde se quiere.


Pero...


Nosotros creemos que tras un nacimiento de bebé, el recién nacido con escasos días de vida se encuentra en pleno proceso de adaptación al nuevo mundo al que ha llegado. No sabemos de qué manera sus delicados ojitos son capaces de asimilar los cambios bruscos de luz. Porque aunque pensamos que un destello de flash no les hace daño, no estamos tan seguros del efecto acumulativo de una sucesión de destellos en una sesión de recién nacido.


No he encontrado ningún óptico, oftalmólogo o pediatra que quisiera nunca poner la mano en el fuego acerca de la seguridad de los ojos de un recién nacido tras el disparo continuado de luces de flash. Y creedme, en una sesión se disparan muchas veces los flashes. Así que en su día decidimos prescindir en las sesiónes de recién nacido de éste maravilloso invento que es el flash y sustituirlo enteramente por la luz natural de cada momento.


Sabemos que tendremos que forzar la cámara cuando la iluminación sea escasa. Pero eso no supone ningún problema con los medios y las técnicas adecuadas.

 

​​Sesión de recién nacido



"Cuando el amor de tu vida te mira fijamente a los ojos"

 

Para solventar el tema de la luz, sabemos que casi siempre contamos con una ventana cercana cuya luz tamizaremos si es necesario para conseguir el resultado adecuado. Además, puesto que siempre vamos a hacer las sesiones sin problemas de tiempo ni horarios (nuestras sesiones duran 2-3 horas)  podemos disparar todas las veces necesarias para conseguir una buena fotografía. Simplemente tenemos que dedicar más tiempo a la preparación de cada toma.


Hacer una sesión de recién nacido en casa del cliente cuenta con ventajas indudables en comparación a un frío estudio fotográfico. La familia se encuentra en su terreno, por ello se encuentran cómodos y distendidos. La temperatura para el bebé es la ideal pues va a pasar un buen tiempo sin ropita. Puesto que vamos a estar allí mucho tiempo, podremos fotografiar al bebé despierto, comiendo, dormido, llorando pero también tranquilo, lo que amplía nuestras posibilidades.



Captar una de las primeras sonrisas del bebé hacia sus padres es una de las mayores experiencias que como fotógrafo pueden vivirse... y eso sí que no tiene precio. ¡Eso es lo que nos gusta... No hay nada comparable a una sonrisa de recién nacido!


 

Sonrisa de recién nacido



El resultado



Aunque en éstas sesiones todo gira alrededor del bebé, también integramos a la madre y su pareja en la sesión, convirtiéndose así en una sesión de familia "algo peculiar", donde a los padres se les cae la baba por todas partes y no pueden disimular las caras de ilusión y felicidad ante el nuevo período de sus vidas que comienza ahora. Así que dicho esto, os dejo alguna muestra de las fotografías que hicimos y os invito a visualizar el video completo donde podréis ver tanto el resultado de ésta sesión con el pequeño Daniel, como la tripita llena de felicidad de su mamá antes del parto.

 


Esperamos que os guste. Si quieres saber más sobre éste tipo de sesiones, cuándo hacerlas, qué requerimientos tiene, etc... Visítanos aquí: Sesiones de embarazada y recién nacido.




Aquí tenéis un video-resumen de 3 minutos: "La llegada de Daniel"



 

 

 

Si quieres realizar una de éstas sesiones o si quieres hacer un regalo que nunca olvidarán, pídenos información sin compromiso desde Contactar

Una sesión para embarazada

05 junio, 2017 - Embarazo y recién nacidos -

Una sesión para embarazada.


Hoy os traemos una sesión de embarazada con una pareja de enamorados hasta la médula. Como fotógrafos, éste tipo de sesiones nos encantan. GuiñoIlusión de mujer embarazada
 
Nos desplazamos con nuestro equipo de iluminación hacia su casa y allí montamos las luces y los fondos. Ellos esperaban que apareciéramos con el típico flash chiquitín que se monta sobre las cámaras y poco más. Pero en una sesión de embarazo queremos recrear diversos aspectos de ésta temática tan especial como es una sesión para embarazada.
 
Para recrear las fotografías de pre-mamá necesitamos de nuestros flashes de estudio, nuestros tamizadores de luz, reflectores y nuestros fondos, tanto blancos como negros. Para las fotografías con la característica luz natural tan sólo necesitamos luz natural y casi siempre hay una ventana cercana por la que ésta entra a raudales.
 
Siempre hay una máxima que tenemos en cuenta, y es que no podemos sumar más estrés al que el embarazo representa por sí mismo. Por eso nos tomamos las cosas con calma y por eso previamente intercambiamos opiniones sobre lo que vamos a hacer.
 
Ya habíamos hablado antes con ellos y habíamos aclarado previamente ciertos aspectos de la sesión. Por decisión de ellos, sabíamos que no íbamos a hacer desnudos ni semi-desnudos en ésta ocasión. Algo que nos encanta pero...
 
Lo fundamental en éstas sesiones donde la mujer muestra su lado más íntimo, es "crear la sintonía" necesaria entre modelos y fotógrafo. Algo importantísimo. Por eso, las sesiones en el propio domicilio de los modelos es radicalmente distinta de la puede hacerse en un frío estudio de fotografía. Por eso preferimos "entrar en el terreno del cliente". La mujer se encuentra en su ambiente y agusto. Nosotros solo lo modificamos un rato. Así las miradas son más cercanas y no son de extrañeza, los sentimientos de felicidad aparecen más fácilmente, la tensión inicial termina disipándose y los resultados son más naturales.
 
Nosotros sabemos que hay un protagonista especial en éste tipo de sesión para embarazada. Y la protagonista es, desde luego, la futura madre, pero sobre todo, sobre todo... la tripita. Ésa barriguilla llena de ilusión va a ser el centro de nuestras atenciones. Aún así, siempre intentamos involucrar a la pareja en la sesión. A veces se sienten algo "acobardados" y tengo que decir que para ésto las mujeres son siempre más valientes a la hora de ponerse ante la cámara. Pero ellos también saben que son un elemento más de la sesión y acaban participando encantados.
 
Normalmente comenzamos montando las luces y los fondos y ahí desarrollamos la primera parte de la sesión. Con los fondos negros y blancos dejamos a los modelos que se toquen, que se rocen, que se abracen, que se besen, que jueguen con la ropita, los patucos o los juguetes que con tanta ilusión llevan meses acumulando... Cuando creemos haber cumplido esta primera parte, continuamos trasladando los flashes de estudio a algún escenario óptimo de la casa, en éste caso un magnífico sofá rojo. Allí aparecen elementos que ya son del bebé... los patucos, chupetes, ropita, los primeros juguetes, etc...
 

Manos y tripa de embarazada

Tras recoger los flashes y los fondos, el siguiente paso consiste en buscar ventanas que aporten luz natural. Luz natural que se convierte en preciosa con sus tonos dorados y que bañan a la pareja cuando se sitúan junto a ella. los visillos aportan la suavidad necesaria a la luz.

 
Es aquí cuando yo ya no les doy apenas ninguna indicación, se trata de que sean ellos mismos porque simplemente un roce, un guiño entre ellos o una mirada enamorada consigue una fotografía más emotiva y más natural aún. 
 
Y para terminar, nos damos una vuelta por la casa buscando rincones apropiados, la habitación del bebé, un triste pasillo, una escalera...
 
En general son sesiones donde ni nosotros ni ellos tienen ninguna prisa. Yo siempre digo que la sesión termina cuando creamos haber cumplido los objetivos de la misma, porque para ésto, como para casi todo, las prisas son malas compañeras.
 
Os dejo con parte de ésta sesión para embarazada, a la espera de la llegada del pequeño Daniel... Allí estaremos también para inmortalizar sus primeros días de vida. Espero que os guste mi trabajo.
 
Si quieres saber más, visítanos en Sesiones para embarazada y recién nacido.
 
Puedes pedirnos más información directamente desde Contacto.
Ilusión-por-el-embarazo-1117-davidfuentesfotografia

Ilusión por el embarazo