Naturalidad de una pareja gay en la gran ciudad. Amor, luz y color

15 de diciembre, 2017 - Bodas - Comentar -

Naturalidad de una pareja gay en la gran ciudad. Amor, luz y color.


Pues eso es lo que buscábamos en ésta sesión con Luis y Jorge. Naturalidad de una pareja gay en la gran ciudad. Amor, luz y color.


Queríamos fotografías con dos jóvenes enamorados comportándose como tales mientras la ciudad se mueve alrededor en su ajetreada vida. Los viandantes paseando o dedicados a sus primeras compras de Navidad mientras ellos permanecen ajenos a todo ello dedicándose a alimentar su amor. Presentes, pero ausentes. Con cientos de personas alrededor que para ellos no existen. Esa era la idea básica de la sesión.


La desarrollamos habiendo establecido de antemano los escenarios y las horas, con el fin de jugar con luces, tonos y movimientos. Así que los aspectos a destacar eran Amor, movimiento, luces tanto naturales como artificiales y en consecuenca, color.


La ayuda de mi flash es inestimable incluso de día y con luz brillante. Se trata de modelar y dirigir su luz convenientemente para conseguir la iluminación buscada evitando a la vez que se haga patente visualmente (el típico flashazo). Todas las fotografías que vais a ver se hicieron utilizando luz de flash.


Los chicos traían unos maravillosos trajes de fiesta de la firma Vértize Gala en tonos burdeos y negros. No se trataba de una sesión de moda, por ello queríamos dejar que la iluminación ambiental modificara levemente en cada momento y según las circunstancias, las tonalidades tanto de ellos como de los trajes.


Con un frío que calaba hasta los huesos en el día más gélido del Otoño, comenzamos en pleno atardecer en los aledaños del Palacio Real con el fin de captar los maravillosos atardeceres de Madrid.

 

pareja gay

 

amor gay

 

Muy cerquita de allí y con la Torre de Madrid al fondo, hicimos esta toma cuando el ambiente ya había cambiado, el cielo había comenzado a oscurecer y el emblemático edificio recogía los últimos rayos del Sol. Elegimos el lugar por el ambiente urbano del fondo y las luces en movimiento de los coches que circulaban por debajo.

 

amor gay

 

Y una vez esperado el tiempo suficiente para que la iluminación natural del cielo fuera menor con el comienzo del anochecer y nos permitiera jugar con la iluminación artificial de las farolas y nuestros flashes, hicimos estas tomas en el mismo lugar, aprovechando el movimiento de las luces de un Tiovivo.


En una de ellas y aprovechando el paso de un vehículo policial, desnivelé a propósito el encuadre para dar mayor tensión al hecho visual de un beso entre dos hombres mientras la policía atiende sus quehaceres. ¡Viva la normalidad!. 


El movimiento de las personas, las luces ambientales y la actitud de los chicos concordaban plenamente con el objetivo de la sesión. Naturalidad de una pareja gay en la gran ciudad. Amor, luz y color.

 

amor gay

 

amor gay

 

Ya llevábamos un rato haciendo fotografías por la zona y nos sumergimos en los jardines aledaños. En ésta fotografía quise dejarles a ellos solos, con tan sólo el impacto visual que produce el edificio de El Teatro Real con sus tonalidades doradas que se unían a las luces que destilaban las farolas cercanas.

 

Teatro Real

 

Y un pelín más adelante, y junto al Café de Oriente, aprovechando el contraste que sus luces amarillas y focos azules producían, hicimos estas dos tomas muy similares. Gente paseando, unas luces que a mí me parecen fantásticas y dos enamorados mirándose a los ojos.... ¡Estas son las cosas que me gustan!

 

El café de Oriente

 

El café de Oriente

 

¿Cuál de estas dos fotografías te gusta más? Para mí es una decisión difícil.

 


Comenzamos a caminar para cambiar de zona. La calle Arenal estaba literalmente a rebosar siendo muy difícil moverse debido a las fechas navideñas en las que nos encontramos, así que continuamos hasta los aledaños de la Plaza de Callao. Allí hicimos estas dos fotografías aprovechando los caudales de viandantes que subían y bajaban y que continuamente íbamos buscando para conseguir el efecto de movimiento.

 

Junto a la Plaza de Callao

 

Junto a la Plaza de Callao

 

Es de mencionar que en éstas fotografías influían varios tipos de luz. Las doradas del fondo, las de el primer plano a la derecha donde se mueve la gente y la aportada con mi flash que como todos los flashes tiene un color azulado. Como he comentado arriba, me encanta fundir varios tipos de luz y sobre todo es importante que el flash se note lo menos posible. Eso lo conseguimos colocando el flash en su posición correcta, ajustando su potencia según las circunstancias y utilizando filtros de color cuando es necesario según el efecto buscado. 

 


Y así, llegamos a la Plaza del Callao propiamente dicha. Tras hacernos un huequecito casi a codazos situamos a Luis y Jorge en una de las salidas del Metro para recoger también el aspecto luminoso de la Gran Vía. Los tonos azulados de un gran luminoso vecino llenaban la escena al igual que los tonos dorados de los comercios y farolas adyacentes. El flash en ésta foto tan sólo "ayudó" y conseguimos una fotografía que parece enteramente iluminada por la iluminación ambiental, aunque no era así. Me gustaba mucho ése contraste de tonos pero con una luz justita.

 

Gays en Gran Vía.

 

En éste punto ya habíamos conseguido los fines de la sesión: movimiento, luz, color... Así que volvimos a cambiar de zona para hacer algunas tomas más tranquilas e íntimas y nos adentramos por los aledaños de la calle Fuencarral. Aunque seguíamos teniendo muy en mente el objetivo de la sesión Naturalidad de una pareja gay en la gran ciudad. Amor, luz y color, ahora pretendíamos centrarnos exclusivamente en ellos y la ambientación de la zona.

 


Ahora buscábamos escenarios más tranquilos, casi solitarios, donde dejar a los chicos que expresaran el amor que sienten el uno por el otro sin ningún tipo de cortapisa.

 


En nuestro camino, encontramos una cafetería de tipo americano de los años 50. Es decir, teníamos luces de neón brillante en colores dispares y es que a mí esos contrastes me encantan, así que no tuvimos más remedio que preparar una fotografía... Dos enamorados y un cristal de por medio.

 

Dos enamorados y un cristal de por medio.

 

Y ahora ya sí... Encontramos una calle por la que transitaba muy poca gente, con una luz dorada de farolas que inundaba la escena en diversas intensidades y que además se fundía con las de un restaurante cercano dando lugar a tonos interesantes en el fondo. Y conseguimos fotografías con miradas y deseos...

 

Miradas y deseos

 

Y en alguna fotografía cambié el chip... Quería que esta vez fueran ellos los que se movieran y mi cámara captara ése movimiento.

 

Movimiento de enamorados

 

Y por fín, quería hacer una fotografía fuera de lo que habíamos establecido. Una fotografía que les destacara solo a ellos dos con un toque de intimidad. Para ello necesitábamos una pared amplia.... y la encontramos. Ni color, ni movimiento, solo Amor, miradas y deseos.

 

Miradas y deseos

 

 

¿Te ha gustado éste trabajo?

 

Si quieres una sesión de éste tipo, pídenos información sin compromiso desde Contacto


Elegir fotografo de bodas


 

  Pulsa AQUI 

 

 



Si quieres saber cómo trabajamos la fotografía de boda, pulsa Preguntas Frecuentes-FAQS

MyWed

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 + 8 =

Últimas entradas

Categorías