Sesión Preboda: Amor de modelos.

17 de junio, 2017 - Bodas y Prebodas -

Novios en la calle

 

Sesión Preboda: Amor de modelos.

 

 

Son jóvenes y guapísimos, y querían plasmar su amor de modelos tal como es y como ellos lo viven. Cada uno con su propia identidad, cada uno con su propio carácter, cada uno unido al otro en un amor común. 

 

 

 

Hicimos esta sesión de novios en la calle en una Preboda con la intención precisamente de "sacar" el carácter de cada uno y creo que lo llegamos a conseguir, pero costó. Y ahora os contaré el porqué.

 

 

En un entorno urbano con las famosas cuatro torres de Madrid de fondo, nos sumergimos en un parque aledaño donde les dí la libertad suficiente como para comportarse como ellos son en realidad. Ambos trabajan y viven una vida frenética, con horarios, deberes y responsabilidades. Un claro ejemplo de una juventud trabajadora que deja espacio para el amor. Un amor de modelos

 

 

 

La dificultad en ésta sesión vino por la intensidad con la que ellos viven su profesión.

 

 

 

Los dos son modelos profesionales y su ajetreada vida está salpicada de viajes y desplazamientos, por lo que llegar a coincidir para verse a veces es un imposible. No digamos ya para coincidir para hacer ésta sesión, pero con paciencia lo conseguimos.

 

 

 

El que ambos fueran modelos facilitó solventar en buena parte uno de los problemas que solemos tener los fotografos de boda con personas a las que las cámaras fotográficas les intimidan. En éste caso, ambos están acostumbrados a las cámaras tanto en estudio como en exteriores. Pero ese hecho que tuvo sus ventajas indudables, también creó un problema aún mayor, porque no se trataba de una sesión de modelos, sino de una sesión fotográfica de Novios en Preboda.

 

 Novios en Preboda

 

 

Y digo aún mayor, porque cuando una pareja se siente intimidada por la cámara, tan sólo es cuestión de tiempo que deje de estarlo. Los fotógrafos lo sabemos y por eso sabemos también que los primeros disparos no suelen conducir a fotografías buenas. Por eso la primera media hora en una sesión normal sirve casi exclusivamente para que la pareja venza sus miedos y poco a poco se vaya integrando con el fotógrafo. Aquí no hubo necesidad de hacer ésto pues ellos están acostumbradísimos a las cámaras.

 

 

 

El gran problema que tuvimos en nuestra sesión Preboda.



Digo que fue un problema porque ellos al comienzo de la sesión tendían a comportarse como si estuvieran haciendo una de las muchas sesiones de moda que suelen hacer. No fue fácil que se sacaran esa idea de la cabeza y costó que se dejaran llevar, pues no terminaban de asimilar que ésa sesión no era una sesión de modelos. Pensadlo bien y veréis que no es tan fácil ése cambio de chip. Tenían que entender que ésa era "su sesión". Necesitábamos que apareciera de forma evidente su amor de modelos.



Sesión de modelos

 


Tras un comienzo en el que el problema se hizo patente, pues el instinto de "sesión de moda" podía definitivamente con los chicos, temí seriamente no conseguir hacer la sesión como yo quería y que todo quedara como una sesión en la que parece que los modelos quieren vender algo... esas son las sesiones que ellos suelen hacer, pero hoy buscábamos otra cosa. ¡Había que hacer algo! Y lo hice...



Así que decidí romper la dinámica por las bravas. Les dije lo que ocurría y lo que yo observaba y les dije que se dieran un fuerte beso conmigo delante sin vergüenza alguna. Lo hicieron y cuando terminaron el beso les dije: Ahora os dejo 15 minutos a solas y continuad besándoos. Les dejé sentados en un banco y desaparecí de allí. A mi vuelta seguían abrazados y su actitud ya era enteramente otra muy distinta. Eso era lo que yo quería.



Su "temperatura emocional" había subido tanto, que el deseo de tocarse, de acariciarse, de estar juntos, de mostrar sentimientos, pudo definitivamente con su "instinto profesional".

 

 

Si os fijáis, las tres primeras fotografías que ya habéis visto pertenecen al inicio de la sesión, cuando ellos se comportaban como en una de las muchas sesiones de moda a las que están acostumbrados. Ambos aparecen demasiado rígidos y  poniendo poses que en las sesiones de moda ellos saben que funcionan muy bien. Pero en una sesión preboda buscamos otra cosa.

 


En las fotografías siguientes que os pongo ahora, su actitud es distinta. Están mucho más sueltos y simplemente les dejé hacer. Destilan juventud, amor y cariño por los cuatro costados. De éso se trataba, de conseguir plasmar su amor de modelos, pero sin los artificios propios de su profesión y que como os digo, nos costó desterrar. Y por fin conseguimos la actitud adecuada para una Sesión Preboda.


 

Sesión Preboda

 

 

A partir de ahí ya no hubo que decirles apenas nada, tan sólo las indicaciones imprescindibles para que la sesión fotográfica tuviera el aire o visión personal del fotógrafo, pero siempre dejándoles hacer, mostrando sus sentimientos.  Como cualquier pareja de novios en Madrid. Y nos quedó una Preboda estupenda de amor de modelos.

 

 Novios en Madrid

 

 

A veces lo que piensas que puede ser una ventaja, es en realidad un grandísimo problema. Y hay que solucionarlo como se pueda o se sepa. Es tarea exclusiva del fotógrafo, de su buen hacer y de tomar las decisiones adecuadas en el momento oportuno. Es así si quieres hacer algo más que fotografías bonitas. Y es que cualquier fotografía de novios riendo transmite mucho más que una fotografía de moda.

 

 

Novios riendo

 

 

¿Eres capaz de ver la diferencia entre ambos grupos de fotos? Déjanos tus comentarios por aquí. Los valoramos mucho.

 

Si necesitas información sobre fotografía de bodas, o nuestras sesiones Preboda, puedes conocernos en  Preguntas Frecuentes-FAQS


Y si quieres contactar con nosotros, puedes hacerlo desde Contactar

Últimas entradas

Categorías